14 de septiembre de 2016

Luciano de Froxán

Un día de verano como no vienen muchos paseaba por las calles de Froxán, era mediodía, un calor insoportable.....cuando a lo lejos vi acercarse un hombre al que creía haber conocido en otra ocasión que visité este pueblo y no me equivocaba. 
El año anterior a estas fotos conocí a Luciano, era un frío día de un ya bien entrado otoño y los últimos rayos de sol estaban a punto de esconderse detrás de las altas montañas, allí estaba él, sentado sobre una pequeña muralla de piedra aprovechándolos, poco hablamos esa vez pero suficiente para recordarlo por sus preciosos ojos azules y su gorra visera negra.
La segunda ocasión que nos vimos, después de bajar cuesta abajo se detuvo a descansar en la escalera de una casa y en esta ocasión si que hablamos, recuerdo como contaba las historias de juventud, entre otras que había librado de hacer el servicio militar por su estatura, que siendo niño ya subía con los rebaños a las montañas y de las carencias y precariedades de la vida.
Después de descansar un rato se levantó y dijo que tenía que llevar las ovejas a un prado, esa fue la última vez que le vi a pesar de haber estado en Froxán en otras ocasiones, me hubiese gustado poder hablar más con él ....  le pregunté a Juan de Vilar y me confirmó que había fallecido, lo que me hizo sentir una gran tristeza.. En su memoria este recuerdo. Descanse en paz.