24 de octubre de 2013

Entra el otoño

Siempre me han llamado la atención los marcos divisorios de las tierras.
Esas que vistas de lejos parecen extensas líneas  no son otra cosa de cerca que piedras apiladas unas sobre otras.
Además de separar las propiedades, facilitan las tareas de los labriegos y los pastores evitando así que el ganado se escape de la finca causando daños.

1 comentarios:

Una foto de ensueño
 

Publicar un comentario