1 de julio de 2015

La casa de las cortinas rosa


La estancia, soleada y acogedora le servía de descanso,
 mientras sentada junto a su perro, aguardaba su llegada.



0 comentarios:

Publicar un comentario