24 de mayo de 2017

Una tierra que palpita

Es mayo uno de los meses más bonitos del año para disfrutar de la naturaleza en la Sierra del Caurel.
La vida despierta del letargo, las flores crecen en los prados y caminos, mientras los árboles brotan con sus delicadas hojas. Higueras, manzanos, nogales, robles, fresnos, castaños, avellanos, arces, hayas...todos se ponen de acuerdo para cambiar la indumentaria invernal, todos esperan nuestra llegada.









1 comentarios:

Todas preciosas, haber si para el año nos toca, me alegra verte de nuevo por aquí
 

Publicar un comentario